20 de febrero de 2010

CUENTOS PARA EDUCAR EN VALORES


EDUCAR EN VALORES: alegría, amistad, amor, autocontrol, bondad, buen humor , colaboracion, compartir, comprension, confianza, consideracion, constancia, creatividad, cuidado, cuidar la naturaleza, discrecion, educacion esfuerzo ,fortaleza ,generosidad, humildad, ilusion, imaginacion, ingenio, integracion ,obediencia ,optimismo, orden, paciencia, perdon, positividad , respeto, responsabilidad ,sinceridad, solidaridad ,superacion ,tolerancia, trabajo en equipo, urbanidad ,valentia...Y  MUCHOS VALORES MÁS .


CUENTO: "La madrastra"
(Valor Educativo: Evitar los prejuicios. Dejarnos llevar por prejuicios basados en apariencias o cosas superfluas, como la raza, la belleza..., es de lo más injusto y equivocado.)

"La maestra Elisa entró aquel día en clase acompañada de una mujer joven y dos niñas:
-"Hoy he traido conmigo a Cenicienta y Blancanieves, que han venido acompañadas por Cruela, su madrastra".
 Aquella presentación, como siempre, anticipaba que aquel día descubrirían algo interesante, y que su profesora lo había preparado con cuidado.
Cuando todos se sentaron, y la señora Cruela se disponía a hablar, se apagaron todas las luces de la clase. En medio de la oscuridad, se oyeron dos bofetones tramendos, y al momento se escuchó el llanto de Cenicienta y Blancanieves. En ese momento, volvieron las luces, y todos pudieron ver a ambas niñas llorando.
-"Quién ha sido", preguntó la señorita Elisa.
Sin dudarlo, todos señalaron a la madrastra. La madrastra negó con la cabeza, pero en ese momento volvió a irse la luz, y dos sonoros tortazos cruzaron la clase, y los llantos de Clara y Felipe continuaron la historia. Al volver la luz, ambos estaban llorosos, mirando con enfado a la madrastra, a la que todos apuntaban con el dedo. Cuando la madrastra comenzaba a hablar haciéndose la inocente, una vez más se fue la luz.
Pero esta vez tardó sólo un par de segundos en volver, y entonces todos pudieron ver la escena: Cenicienta y Blancanieves corrían hacia Carla y Roberto con el brazo en alto, dispuestas a soltar otro bofetón. Al momento, todos los niños de la clase pedían perdón a la señora Cruela, quien resultó ser una mujer muy amable y simpática, que no sabía qué hacer con sus revoltosas hijastras, a las que quería con locura, pero que no dejaban de liarla allá por donde iban...
-"Y eso es lo que quería enseñaros hoy, chicos"terminó la señorita Elisa.
-"Dejarnos llevar por prejuicios basados en cosas superfluas, como la raza, la belleza, o incluso el nombre, es lo más injusto que podemos hacer. ¿No os parece?".
Aquí ENLACE a una excelente colección de cuentos que te servirán para educar en valores :CUENTOS

         ...y para visualizar este video ...

1 comentario: